jueves, abril 28, 2011

Dos poemas de Mónica Nepote

.
Roswell

Donde mi dedo apunta
solíamos nombrarlo el cielo
sin sobresaltos, sin danzas.

Decíamos cielo y florecían las lilas
los racimos, los pastizales,
crecían los niños.

Mirábamos, nocturnos,
convencidos de añorar por añorar
una escena estática
repetida cada noche
en la contemplación celeste.

Donde mi dedo apunta
algo se fractura
traza una línea curva
sigue la caída.

Algo que mi ojo ve sin ver, no codifica
no es flor, no fruto, no respira,
no huele, no es suave, no es áspero,
no es.

Donde mi dedo apunta
me petrifica.

El 8 de julio de 1947 el ejército norteamericano reportó el hallazgo de un platillo volador encontrado en Roswell, Nuevo México. Al día siguiente la noticia fue desmentida. Años después un experto en ufología entrevistó a varios personajes relacionados con el llamado "Incidente Roswell": el hijo del granjero que encontró el objeto volador, el sheriff y un antiguo empleado de una funeraria. Todos los testimonios coincidían en lo extraño de las circunstancias.



Heaven´s gate

Un veliz en el que cabe la noche. Un veliz fugaz como el último pensamiento. Raparon sus cabezas, enterraron los nombres. Las agujas del reloj perdieron su eje para ellos (para quienes el tiempo es un sapo henchido). Los miras, envueltos en su muerte. Cuerpos sin rostro, en la gloria de su muerte y un veliz colmado; con su mapa solar y un cielo hechizo tatuado en medio de los ojos. Un veliz en el que transmigra el alma, un veliz arrojado a un río. Un veliz fuera del círculo donde navegan las cosas de los muertos.

Vodka y barbitúricos fueron los ingredientes principales del coctel que bebieron treinta y nueve adeptos y su líder religioso Marshall Applewhite, en marzo de 1997. A través de la muerte abordarían una nave interplanetaria y sus intenciones fueron anunciadas semanas antes del suceso en su página de internet. En las fotos publicadas por la revista Time, luego del suicidio colectivo, es posible ver las pertenencias con las que viajaron al más allá.



Mónica Nepote
Hechos diversos
Ediciones Acapulco, 2011.

jueves, abril 21, 2011

Flor caída

.
Se ve tan bella la espalda
del que sabe claramente
cuándo debe marcharse.

Mi amor está cayéndose
ya que soportó la violenta pasión
durante toda la primavera.

Vuela la flor caída...
es el tiempo de irse
con la bendición que otorga la despedida.

Ya todo lo verde
pronto dará su fruto.
En este otoño
mi juventud muere como una flor.

Para despedirse
agita las manos sutiles
en un día que se marchitan los pétalos.

Mi amor, me despido de ti,
como se llena el agua de la fuente
y madura la tristeza en los ojos del alma.


Lee Hyong-Gi
Por la escalera del arco iris. Muestra de literatura coreana actual
Arlequín, 2006.
Selección y traducción: Joung Kwon Tae y Yoo He Myung
Cotraducción: Raúl Aceves y Jorge Orendáin

jueves, abril 07, 2011

Dos poemas de Eduardo Milán

.
Hay un horizonte desapareciendo bajo el reflejo del sol
¿así desaparece el futuro?
sobre una playa infinita

querido Josu
hay un horizonte desapareciendo bajo el reflejo del sol
¿lo ves de ahí?
pasa una avioneta anunciando un circo
todavía sobre la línea
¿la ves de ahí?
cosa de pueblo, insólita
consuela
sol plomizo sobre la avioneta
sombra de alas sobre el suelo
no todo está perdido
la cita de Simón Rodríguez
"inventamos o erramos"
¿a qué texto pertenece?
un abrazo

el horizonte cuelga, pierde equilibrio

un abrazo
¿a qué texto pertenece?


*


Salva tu vida varias veces
"hemos alimentado el corazón
de fantasías y en razón
del alimento el corazón
se ha vuelto brutal" –yesca de Yeats
una honda
percepción en el ojo intermitente
del espectáculo, foco
que da toda la vuelta, faro, al círculo
pasa de nuevo por aquí

Gola, Hugo, tocó el fondo del lago
algo tiembla todavía debajo
ese lago está seco, Texcoco
no agota su memoria sumida de agua
subsuelo de Gandhi, Suchil, Huitzilac
subsuelo de los pies de Lancelot

"hemos alimentado el corazón
de fantasías y en razón
del alimento el corazón
se ha vuelto brutal" –en traducción
en razón, no en raíz
en razón, no en virtud

salvas la vida varias veces con tu cita
en cualquier punto de la ciudad
quien te escucha recitarlo
lo recibe con yesca de Yeats, de veras
salvas la vida varias veces por perderse
en una sola, acumulada densidad
de capas, lastre, costra, cerca


Eduardo Milán
Disenso
Fondo de Cultura Económica, 2010.