viernes, diciembre 08, 2006

Si hay un goce en la amargura

Esta tarde, dejadme
Estar triste. ¿No tengo
Derecho (como los demás)
De estar cansado de mí?

¿No se me permite estar hueco,
O caer en el hoyo
O quebrarme los huesos (por dentro)
En la trampa de mi propia mentira
A mí mismo? Oh amigo mío,
Yo también debo pecar y pecar.

Yo también debo herir a los otros y
(Puesto que no soy una excepción)
También ser odiado por ellos.

No se me prohíba, por tanto,
Probar el mismo veneno amargo,
Y beber la hiel que el amor
(Sobre todo el amor) tan fácilmente se vuelve.

No se me prohíba (otra vez) tener
Furia, amargura, desilusión,
Deseando morir.

Mientras la vida y la muerte
Se asesinan en mi carne,
Dejadme en paz. Yo puedo gozar
Aun como los otros, esta agonía.

Solamente (quienquiera que seas)
Reza por mi alma. Háblale de mí
A Él, porque en mi amargura
Yo apenas le hablo: y Él
Mientras está ocupado en matarme
No me oye.


Thomas Merton
Poemas
Traducción: Ernesto Cardenal
Universidad Nacional Autónoma de México, 1961.

1 comentario:

eduardodegortari dijo...

Pues está bueno el poema. La traducción diría que es buena aunque no esté a la mano la versión original. Muy bueno. Saludos.