viernes, diciembre 21, 2007

Quinta conversación (fragmento)

.
Es lo que puede decirse de todas las músicas-objetos. Subordinan los sonidos a la voluntad de los compositores. Pero para que los sonidos obedezcan, es preciso que los haya. Y están allí. Me interesa más el hecho de que estén allí que la voluntad de los compositores. El "sentido" no me interesa. En una música-objeto no hay "sentido" alguno. Por lo tanto, no hay "contrasentido" en todas partes. De modo que las "músicas-objetos" son, en sí mismas, "contrasentidos". Pero a los sonidos los tiene sin cuidado el problema de saber si tienen un sentido o si se los priva de éste. Para ser lo que son, no tienen necesidad de ese sentido o ese contrasentido. Son, y esto les basta. A mí también.

John Cage
Para los pájaros
Alias, 2007.

3 comentarios:

tania dijo...

tiene mucho sentido. me agrada cage, desde hace tiempo, lo detiene no?, inti.
gracias, el flan te espera.

Mancha dijo...

hey Inti

tu corazoncito me lo paso por el culo...
jajaja

saludos

te la rifas....
chido hermano

Mancha dijo...

MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA
MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA
MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA
MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA MANCHA