martes, diciembre 14, 2010

Cinco criterios

.
Música

Cuando el ritmo es flojo
. . . . . . . y no tiene tradición,
. . . . . . . . . . . . . . . el poema se tambalea.

El poeta busca en el silencio
. . . . . . . a algún amigo,
. . . . . . . . . . . . . . . pero no lo encuentra.

El poeta llama y llama
. . . . . . . en el vacío,
. . . . . . . . . . . . . . . nadie responde.

El cielo está fuera de alcance
. . . . . . . vasto y vacío.

Una nota débil
. . . . . . . punteada en el laúd
. . . . . . . . . . . . . . . no hace música bella.


Armonía

Cuando el fraseo es perezoso y autocomplaciente,
. . . . . . . la música es chillona, y
. . . . . . . . . . . . . . . nadie la encontrará agradable.

Donde la belleza se mezcla
. . . . . . . con lo común,
. . . . . . . . . . . . . . . lo bello sufre.

Una pequeña mancha
. . . . . . . marca un rostro por completo.

Es como la nota disonante de una flauta
. . . . . . . que viene desde el patio de abajo,
. . . . . . . . . . . . . . . suena desafinada.

Uno puede hacer música,
. . . . . . . pero carecer de armonía.


La emoción verdadera

Al buscar un tema, el poeta puede permitirse
. . . . . . . lo innecesariamente oscuro o lo trivial,
. . . . . . . . . . . . . . . haciendo a un lado el sentido común.

Entonces todas las palabras carecerán
. . . . . . . de gracia, divagarán, y
. . . . . . . . . . . . . . . el amor será traicionado.

Tal y como con los más finos acordes del laúd,
. . . . . . . uno percibe la música y la armonía que está
. . . . . . . . . . . . . . . presente, pero resiste toda desafinación.

Aun dentro del tono, sin
. . . . . . . emoción, la música puede fracasar.


Contención

Algunas veces los ritmos y armonías
. . . . . . . dominan, y el poeta
. . . . . . . . . . . . . . . los encuentra seductores.

O encantada por la voz
. . . . . . . del poeta, la multitud
. . . . . . . . . . . . . . . gritará loas.

Luego la vanidad inunda los ojos de vulgaridad,
. . . . . . . una tonada pretenciosa no es
. . . . . . . . . . . . . . . apta para la emoción disciplinada.

Es como un músico malo, que
. . . . . . . para disimular los defectos,
. . . . . . . . . . . . . . . toca muy fuerte.

Los sentimientos falsos son
. . . . . . . bofetadas
. . . . . . . . . . . . . . . en el rostro de la gracia.

Tampoco los sentimientos disciplinados
. . . . . . . llegarán a ningún lado,
. . . . . . . . . . . . . . . a menos que logren refinarse.


Refinamiento

Sólo cuando el poema está libre de confusión
. . . . . . . y de emociones falsas, las pasiones
. . . . . . . . . . . . . . . serán visibles.

Incluso, el poema será más desabrido
. . . . . . . que un caldo sacrificial, será
. . . . . . . . . . . . . . . la nota borrosa de una cuerda rota.

Demasiada atención puesta en la técnica,
. . . . . . . hará perder al poema su sabor,
. . . . . . . . . . . . . . . será un festín sin condimentos.

O servirá para que
. . . . . . . "uno cante, y tres elogien",
. . . . . . . . . . . . . . . pero no tendrá gracia.


Lu Chi
Wen Fu. Sobre el arte de las letras
Traducción del inglés: José Luis Bobadilla
Mangos de Hacha, 2010.